LUIS CASSELLS, DIRECTOR DE DIMENSIÓN COSTEÑA
Abogado de mañana contador por la tarde y músico toda la vida
Edgard Barberena
END - 17:57 - 09/01/2010

Varios ciudadanos que contrataron los servicios de un abogado para entablar demandas por alimentos,
divorcios y otros casos, nunca se dieron cuenta de que el profesional del derecho que les ayudó a resolver
sus problemas en los tribunales de justicia es el músico y director de una de las agrupaciones de mayor
prestigio en Nicaragua.

Se trata de Luis Cassells Martínez, quien lleva 32 años de ser, además, arreglista de Dimensión Costeña,
grupo que apareció en 1978 en Bluefields, después de que un buen samaritano les tendió la mano a sus
fundadores: César Boden, Oswaldo Wilson, Anthony Mattews y nuestro personaje de hoy.

Luis, quien jamás en su vida había hablado más de dos horas con un periodista sobre lo que ha sido su vida,
nació en Siuna. Su padre fue George Cassells Wilson, descendiente de un jamaiquino, y su progenitora
Joaquina Laura Martínez Castro, quien ahora reside en Managua.

El también contador público con un posgrado en Finanzas, creció en el barrio “Mosquitatown”, y al recordar la
extrema pobreza en la que creció, esto lo hizo retroceder mentalmente por unos segundos, lo que le provocó
que sus ojos se llenaran de lágrimas.

“Fue un momento de muchas necesidades económicas, mi padre murió cuando yo tenía seis años, por lo que
los ocho hermanos que somos quedamos con mi mamá”, por lo que su hermano mayor --que ahora reside en
Virginia, EU, tomó las riendas cuando tenía 13 años, y dejó de estudiar para ayudar a su madre y sacar
adelante a sus hermanos menores.

Era tanta la pobreza en que vivía con sus hermanos, que una Coca-Cola “la dividíamos entre todos con un
traguito; el uniforme y los zapatos para ir al colegio lo compartía con el hermano que me sigue, René, quien
fue el fundador del grupo costeño Cawibe, y hoy es decano de la BICU en Bluefields..

“Yo añoraba comerme un chocolate o que me dieran una gaseosa entera”, dijo, para recordar luego que
también lavó, cajoneó y paneó oro, mientras su mamá se partía la vida lavando y planchando ajeno, después
de trabajar de doméstica en el hospital.

Aprendió a leer en el colegio Moravo de Siuna donde hizo el kinder, infantil y primer grado de primaria.
Segundo grado y tercero los hizo en un colegio público. Después hizo desde cuarto grado hasta tercer año de
secundaria en el Colegio Parroquial, que antes fue el colegio Maricknoll, el que podía pagarse con lo poco
que devengaban su mamá y su hermano mayor. El hermano mayor ganaba 40 córdobas a la semana.

Recapacita a la edad de 8 años
En un momento de su vida, Luis, chavalo, recapacitó, y “me preguntaba por qué nosotros estábamos viviendo
esa situación, y esto ocurrió cuando mi hermano mayor decidió que ya no íbamos a cenar pan con café negro,
y para ahorrar unos cuantos centavos por día decidió que íbamos a cenar yuca cocida con café”.

Las interrogantes que se hizo, él mismo se las respondió, diciéndose: “Mi trabajo es estudiar, y así le dediqué
más tiempo y así comencé con las buenas notas, y lo poquito que ganaba lustrando le daba la mitad a mi
mamá y la otra era para comprar ropita, un pantalón chingo o un par de chinelas”.
Despierta el talento musical
A los nueve años descubrió su talento por la música, especialmente la guitarra, y comenzó a hacer música
con una peineta y un pedazo de papel encima, después aprendió a tocar armónica, y en esa inquietud formó
un grupo de chavalos que se identificaron como “Los locos del ritmo”.

Aprendió a tocar la guitarra después de que su hermano mayor, George, compró una. Así, comenzó a recibir
clases, y “lo que aprendía ese día yo lo estaba esperando en la casa para que me lo enseñara, y llegó un
momento en que yo ya le enseñaba a él cuando yo tenía 11 años”.

Con “Los locos del ritmo” (en Siuna) cobraban 25 centavos por tocar una canción, y así “compramos un
guitarra propia para el grupo. Recogimos de chelín en chelín hasta completar los 27 córdobas con 50
centavos que costaba una guitarra con clavijas de madera, “lo que para mí fue como haber adquirido el
instrumento del guitarrista de los Rollings Stone, Keith Richard”.

Un grupo musical que había en Siuna, formado por los hermanos Amaya, se fijaron en Luis --ya tenía 12
años--, y le pidieron que tocara guitarra eléctrica. “Tocar por primera vez guitarra eléctrica era para mi vida
otra etapa más en mi superación, ya que soñaba con grabar discos, verme en la televisión y ver que la gente
bailara las canciones mías”.

No había bajo eléctrico, sólo guitarras eléctricas “bajeaban con la misma guitarra de seis cuerdas, y como por
accidentes de la vida, pasé a formar parte de una sociedad con ellos, y así hicimos un préstamo de 5 mil
córdobas al Club de Leones de Siuna para comprar equipo, y así los Amaya se vienen a Managua a hacer las
compras”.

Así llega por primera vez a Siuna el primer bajo eléctrico de 4 cuerdas, y “me sentía nervioso al ver ese tipo de
instrumentos, pero comencé a sacar deducciones lógicas de lo que son las últimas cuatro cuerdas de la
guitarra normal, y afiné por primera vez el bajo eléctrico, y me convertí en la primera persona del Triángulo de
Las Minas en tocar un bajo sin que nadie me enseñara”.
Su primera llamada telefónica
Después de salir del tercer año básico se matriculó en el Liceo Agrícola de Siuna, y una vez matriculado, su
mamá --que trabajaba en el hospital-- lo llamó al único teléfono que existía en ese municipio en la venta de la
familia Salazar. Ahí su progenitora le anuncia que se había ganado una beca otorgada por la Rosario Mining
Company, empresa que sacaba el oro de Siuna para exportarlo a Toronto, Canadá.

“Me habían escogido --en la empresa-- por mis notas en la escuela, y cuando tenía la beca en mis manos me
pregunté: ¿Y ahora qué voy a estudiar?”, y fue donde la directora de colegio Parroquial, quien le recomendó
que estudiara contabilidad, ya que era bueno en matemáticas.

Después se traslada a Bluefields en 1975 a estudiar contabilidad. El primer año que estuvo en Bluefields no
hizo música. A raíz de eso, también le otorgan dos becas adicionales: una del gobierno de Somoza a los
mejores alumnos del país, y otra que le otorgó el instituto donde estudiaba contabilidad por ser el mejor
alumno.

Las tres becas lo convirtieron en un estudiante asalariado, “pero la música no se me quitaba de la cabeza”, y
así forma un grupo con estudiantes de Bluefields: el “Deep Soul”. Por circunstancias de la vida entró como
bajista, pero como el guitarrista no daba la talla, lo pasan a la guitarra, y “a raíz de ese entonces me quedé
tocándola”.
Sus primeros trabajos como contador privado
Terminó en el Instituto “Cristóbal Colón” sus estudios de contabilidad, y llegó a trabajar por espacio de dos
años, en Bluefields, como contador de la sucursal del Banco Nacional de Desarrollo, y en varias casas
comerciales, donde aprendió a combinar los acordes musicales de los ritmos del Palo de Mayo con el libro
diario y el libro mayor, herramientas indispensables de un contador.

En 1977 pasó a formar parte del grupo Gamma, con el proyecto de integrarlo a un segundo grupo que llevaría
el mismo nombre, pero con el número 2, donde iba a ser el director. Cuando se forma Gamma número 2, los
del otro grupo no lo dejan ir, y los dueños le dicen a los músicos que si Luis se queda en el número 1, el
salario de nuestro personaje iba a salir de la paga de los otros músicos.

Todos aceptaron y se quedó en Gamma. En esa ocasión el músico se ganaba el equivalente de 1 dólar 50
centavos por noche, en un lugar de Bluefields que se llamó GG Club (Good Buys Club), y así le toca participar
en el segundo LP que grabó Gamma.

Y como aparecieron desacuerdos y un invento de que dentro de los músicos se estaba hablando sobre la
formación de otra banda, “lo cual fue mentira”, buscaron a un chivo expiatorio que fue Anthony Mattews.

En solidaridad, Cassells, César Boden, Oswaldo Wilson y Donald Hodgson (los músicos) también se fueron de
Gamma, y “así comenzamos a impulsar un proyecto para formar un grupo, a pesar de que no teníamos
patrocinadores”.

En 1977 buscaron a Harvin Mayorga para que les ayudara a adquirir instrumentos musicales, y un año
después esa persona consigue los equipos y los lleva a Bluefields.

En marzo de ese año lleva a cabo el primer toque musical, pero sin nombre, y a los días fue que decidieron
ponerle Dimensión Costeña, con la idea de cubrir la Costa Atlántica, pero no fue así, porque comenzaron a
incursionar en el Pacífico, norte y centro del país, y aparecieron las primeras giras musicales fuera de
Nicaragua.
Guerra contra Somoza los afectó
Con la guerra que llevó al traste a la dictadura somocista, Harvin Mayorga --que era allegado al régimen-- por
temor a que le pasara algo, recogió todas sus cosas, a su familia y hasta los instrumentos, y se fue del país,
por lo que no duró mucho tiempo Dimensión Costeña por falta de equipos.

Cassells, quien ya trabajaba en Bluefields como contador de un banco, no se cruzó de brazos, y como había
ahorrado dinero se acordó de un amigo que tenía en Corn Island, quien le prestó 1,500 córdobas, y se dirigió
a Managua donde Luis Andino para comprar equipos.

Andino los envió a una bodega de instrumentos usados y así escogió lo que quiso, y se hizo de una deuda de
20 mil córdobas con un mes para cancelarlo. A Cassells se le ocurrió hacer una gira musical en la Costa, y
lograron reunir la plata para pagar la deuda, y al mes siguiente estaba donde el empresario cancelando la
jarana.

Hicieron otro acuerdo con Andino para pagar instrumentos nuevos. Cassells le ofreció al empresario
entregarle los derechos de distribución de las primeras grabaciones que hiciera el grupo. Los primeros Larga
Duración que grabaron fueron “Fiebre Costeña” y “Bruck Douun” (Se reventó la fiesta). Estos discos,
grabados en el estudio de Román Cerpas, fueron la carta de presentación del grupo, que retomó un club en
Bluefields que se llamo Blusouls.

El tercer LD lo grabaron al iniciarse la década de los 80, después que los contactó Jacinto Acosta (Gerente de
Discoteca Juvenil), quien les pidió que grabaran todos los palo de mayo que tenía el grupo, y donde
incluyeron un popurrí de música del Caribe que se llamaba “Alegría de la gente costeña”, y ahí insertan un
tema nuevo llamado “Bredawillie” que la gente lo identificó con la palabra “condón”, tema que “nos catapultó”.
El Barrio Moskitatown que vio nacer a
Luis Cassells en Siuna
Instituto Nacional Cristobal Colon
donde estudio Luis Cassells en la
Ciudad de Bluefields
Dimension Costena en San Francisco
California
Un Sitio para entretenimiento exclusivo de los Originarios de Siuna y para cualquier otro que sienta amor genuino para ese pedazito de tierra
Recordando Siuna
por Alfonso Navarrete
© 2010 La Luz Siuna. All rights reserved